dijous, 14 de desembre de 2017
MONOGRÁFICO: Sordera y Nuevas Tecnologías - Contribución del Implante Coclear en el desarrollo del lenguaje oral en el niño sordo PDF Imprimeix Correu electrònic
CAJON DE SASTRE - Cajon de sastre
Escrit per Marc Monfort, Adoración Juárez Sánchez, Juan Martínez Sanjose, Barker N, Bermejo S, Gascón R, Mazagatos L, onrrubia E, Sánchez O.   
dimarts, 31 d'octubre de 2006 19:20
Índex d'article
MONOGRÁFICO: Sordera y Nuevas Tecnologías
Sordera y Tecnología
Contribución del Implante Coclear en el desarrollo del lenguaje oral en el niño sordo
La Tecnología de FM
Avances tecnológicos en las prótesis auditivas
Nuevas tecnologías en la rehabilitación del niño sordo.
Totes les pàgines

Contribución del Implante Coclear en el desarrollo del lenguaje oral en el niño sordo

Introducción

La tecnología desarrollada a lo largo del pasado siglo XX y al inicio del XXI nos ha dotado de nuevas herramientas capaces de corregir la deficiencia auditiva: el modelo de amplificación utilizado por las prótesis auditivas convencionales digitales es muy eficaz para corregir perdidas medianas y severas pero es el implante coclear el que ha representado un cambio cualitativo en el campo de las sorderas profundas.

El implante coclear hace posible que un niño sordo profundo desarrolle una audición funcional que permite en la mayoría de los casos implantados precozmente y sin discapacidades asociadas, alcanzar niveles de desarrollo de lenguaje oral muy similares a los niños oyentes.

En este artículo trataremos de analizar precisamente el sentido de estos cambios a nivel del trabajo logopédico, pedagógico sobre todo cómo ha cambiado el enfoque del seguimiento familiar.

¿Qué es un Implante Coclear ?

Un implante coclear puede ser definido como un aparato que transforma los sonidos y ruidos del medio ambiente en energía eléctrica capaz de actuar sobre las aferencias del nervio coclear, desencadenando una sensación auditiva en el individuo.

¿Cómo funciona el implante coclear?

El implante coclear es un dispositivo que tiene dos grupos de componentes, uno externo y otro interno, que se implanta quirúrgicamente en el cráneo. Los componentes externos incluyen un micrófono ubicado detrás de la oreja, un procesador del habla que se usa en el cuerpo, y un transmisor que se lleva en el cuero cabelludo detrás de la oreja. Los componentes internos incluyen un receptor, un imán asegurado bajo la piel detrás de la oreja, y electrodos alámbricos colocados en la cóclea del oído. En algunos modelos más modernos, el procesador del habla y el transmisor se han combinado en una unidad y se pueden llevar al nivel del oído (se ve como una prótesis auditiva retro-auricular “BTE”, por sus siglas en inglés).

El implante coclear recibe o­ndas de sonido a través del micrófono externo y las transforma en energía eléctrica especialmente codificada en el procesador de habla. Esa señal es transmitida a los electrodos internos que estimulan el nervio auditivo, el cual manda una señal al cerebro. Un otorrinolaringólogo especializado está a cargo de la cirugía de implante coclear en un hospital designado especialmente. Después de la cirugía y de un período de recuperación breve (un mes), la parte externa se adapta (por medio del proceso de “cartografía”) para el niño en cuestión.

El proceso de “cartografía” o “mapeo” debe ser repetido con regularidad para asegurarse de que el niño está oyendo correctamente. Los niños con implantes cocleares son evaluados y supervisados por audiólogos pediátricos capacitados en “cartografía” o “mapeo” y supervisión de implantes cocleares.

  1. El micrófono del procesador del habla recibe el sonido.
  2. El sonido es analizado, digitalizado y codificado en una señal.
  3. Las señales codificadas son enviadas al transmisor.
  4. El transmisor envía el código a través de la piel al implante interno en donde es transformado en señales electrónicas.
  5. Las señales son enviadas al conjunto de electrodos para estimular las fibras nerviosas en la cóclea.
  6. Las señales viajan al cerebro en donde son reconocidas como sonidos que producen una sensación de audición.

Avances en los implantes cocleares

El tamaño

En los últimos 5 años el tamaño dell implante se ha reducido considerablemente sin perjudicar la calidad de audición. Los avances tecnológicos permiten procesar cada vez con mayor rapidez y claridad las señales acústicas y del lenguaje

Picture of Advanced Bionics cochlear implant Picture of Cochlear Corporation cochlear implant

La edad de la cirugía

Son muchos los equipos de implantes cocleares que realizan la intervención a partir de los 6 meses. El objetivo es restaurar el canal auditivo lo más precozmente posible para dar al niño la oportunidad de desarrollar el lenguaje en el periodo natural de su adquisición natural. La dificultad es conseguir un diagnóstico seguro en esas edades. Para conseguirlo es necesario que se pongan en marcha en las maternidades programas de cribado en los recién nacidos.

Las técnicas

Las técnicas quirúrgicas son cada vez menos invasivas y los electrodos atraumáticos. Esto hace que se pueda conservar parte de la coclea, que quedaría disponible para la aplicación de nuevos avances. Se piensa en un futuro no muy lejano, la posibilidad de combinar implante con prótesis

La doble implantación

La colocación de 2 implantes hace que se pueda conseguir una mejor discriminación en ambientes ruidosos, que sea posible localizar los sonidos y sobre todo es importante estimular los dos oídos. De esta manera el niño sordo siempre podrá disponer de audición.

Conceptos de aplicación del implante coclear.

Codificación

Las prótesis auditivas convencionales amplifican el sonido de forma linear pero la principal característica de las sorderas neuro-sensoriales es la variabilidad frecuencial de la perdida auditiva, consecuencia de un mal funcionamiento de la coclea cuyo papel consiste principalmente en codificar la información acústica antes de mandarla al cerebro.

El implante no es un amplificador sino justamente un codificador cuya misión (y ambición) es realizar el trabajo de la coclea. La diferencia fundamental está en que la información dada por el implante es una información limitada pero estructuralmente representativa del sonido original

Aprendizaje y plasticidad cerebral

El implante no le devuelve al niño una audición normal, tampoco se la da a partir de la 24ª semana de gestación como es el caso en un niño normo oyente : para aprovechar al máximo el implante es necesario un periodo de condicionamiento y aprendizaje cuya finalidad es ayudar al cerebro del niño a realizar lo que hará de forma natural si no fuese sordo, es decir darle sentido a los sonidos y asi estructurar patrones perceptivos

Esta posibilidad cerebral está aún muy presente en el joven sordo l: un cerebro muy joven es capaz de adaptarse a las características de las entradas sensoriales, incluso si estas no corresponden al modelo estandar, pero sólo lo podrá realizar durante unos pocos años y mediante una estimulación precoz

(Pasic et Rubel 1989).

La adquisición del lenguaje y la sordera

Hasta ahora todos nuestros esfuerzos para que un niño con sordera profunda pudiera desarrollar la comprensión y adquisición del lenguaje oral estaban centrados en la lectura labial, los signos manuales (lengua de signos o comunición Bimodal) los apoyos aumentativos como la palabra complementada y el lenguaje escrito: todo pasaba por el canal visual.

La vuelta al uso del canal auditivo tiene consecuencias muy complejas tanto a nivel de aptitudes como la atención como en lo que se refiere a los procesos de tratamiento cognitivo y lingüístico de los mensajes orales.

Concepto de audición funcional

Es importante distinguir entre lo que es una audición funcional y una audición normal, sobre todo para la familia que tiende a atribuirle al implante la “remediación” de la sordera. Las expectativas son muy altas y deben ser reajustadas individualmente a cada caso.

La audición funcional es la capacidad de reconocer, por la vía auditiva mensajes verbales cuyos elementos ya son conocidos. Esta acuidad auditiva se desarrollará poco a poco, ampliando cada vez más la capacidad discriminativa del niño sordos que podrá en un momento dado utilizar su audición de forma eficaz en situaciones más amplias con algunas limitaciones (ejemplo de sitios ruidosos, conversaciones cruzadas...)

A nivel pedagógico, con niños implantados, tenemos que recordar que la diferencia fundamental radica a nivel del aprendizaje ya que el nivel de audición durante los primeros años de la colocación del implante hasta que se consiga esa audición más eficaz, impide, retrasa o simplemente perturba la adquisición natural y automática de nuevas informaciones.

Es necesario que los profesionales y los padres entiendan que entre esa audición deficiente y la funcional que será la que facilite la autonomía del niño, hay un periodo de estimulación especializada y de aprendizaje.

¿Quiénes son candidatos al implante?

Los pacientes que presentan una hipoacusianeuro-sensorial bilateral profunda de origen coclear, que se benefician de forma insuficiente o nula de los audífonos

Esta indicación se concreta en individuos con:

  • umbrales auditivos bilaterales superiores a 90dB de media en las frecuencias de 500Hz, 1kHz y 2 kHz,
  • que además presentan, en campo libre con la utilización de audífonos, unos umbrales superiores a 55 dB y
  • una discriminación de la palabra inferior al 40%,empleando listas abiertas de palabras.

También están definidas algunas contraindicaciones como son:

  • Malformaciones congénitas que cursan con una agenesia bilateral de la cóclea.
  • Ausencia de funcionalidad de la vía auditiva o presencia de enfermedades que originen una hipoacusia de tipo central.
  • Enfermedades que contraindiquen la cirugía bajo anestesia general
  • No cumplimiento de los criterios audiológicos.

Conclusiones

  • El análisis de los resultados acumulados en estos últimos 5 años nos permite ser muy optimistas en cuanto a los beneficios de esa ayuda técnica. Los niños sordos profundos implantados precozmente pueden alcanzar niveles de audición funcional que les permiten desarrollar el lenguaje oral y comprenderlo sin recurrir al canal visual.
  • Es una ayuda técnica muy potente que combina los últimos conocimientos de la medicina, habiendo superado muchos obstáculos como la edad del paciente, la menor destrucción del oído, la miniaturización del los chips electrónicos, la sofisticación del los programas informáticos capaces de hacer reconocimiento de voz y tratamiento de la información del habla.
  • La nuevas generaciones de niños sordos implantados pueden integrarse con mayores posibilidades de éxito en los centros ordinarios
  • El implante sin embargo no convierte al niño sordo en oyente con lo que se debe respetar su diferencia y estar atentos a que reciba todo el apoyo necesario.

Bibliografía

Archbold S. (1999) : Programa pediátrico de implante coclear en Nottingham. Integración. 10 . 6-11

Archbold S. y Lutman M. (1998) : Questionnaire of Nottingham Paediatric Cochlear Implant Programe - Univ. of Southampton.

Huarte A. y Manrique M. (1999) : Implantes cocleares en niños prelinguales. en M. Monfort (ed.) : Logopedia,Ciencia y Técnica. Madrid. CEPE.

Manrique M. y Huarte A. Implantes Cocleares Masson. 2002

Juárez A. y Monfort M. Doble Implantes cocleares. FIAPAS(2003) 93-94.76-81

Monfort M. y Juárez A. Algo que decir : una guía para padres de niños con sordera, de 0 a 5 años. Madrid: Enthaediciciones 2001

Pasic T.R. et Rubel E.W. (1989) : Rapid changes in cochlear nucleus cell size following blockage of auditory nerve electrical activity gerbils. J.Comp.Neurol. 283. 474-480

  

 

Revista INTEFP

Marcadores Sociales

Facebook MySpace Twitter Delicious Google Bookmarks 

Artículos relacionados