Viernes, 20 Septiembre 2019
MONOGRÁFICO: Recursos electrónicos: cómo citarlos PDF Imprimir Correo
CAJON DE SASTRE - Cajon de sastre
Escrito por Andoni Calderón   
Martes, 07 de Marzo de 2006 13:33
Indice del artículo
MONOGRÁFICO: Recursos electrónicos: cómo citarlos
La norma ISO 690-2:1997
Bibliografías: construcción de listas de referencias bibliográficas
Citas dentro del texto
Otros estilos de citas
Bibliografía
Notas al pie
Todas las páginas

Cita de recursosSe ofrecen pautas para elaborar referencias bibliográficas de documentos electrónicos siguiendo la norma ISO 690-2, crear bibliografías y realizar citas dentro de un documento. 

La descripción de los documentos y, por tanto, la de la información que contienen, es una tarea que ha ocupado al hombre desde que comenzara a expresar sus sensaciones, descubrimientos y pensamientos a través de la escritura.

Este objetivo ha sido buscado en cualquier tiempo y lugar especialmente por las bibliotecas y los centros de documentación o sus antecesores para tener conocimiento de toda la información existente y poder responder a cualquiera de las preguntas que un usuario pudiera hacer, por lo que las descripciones se han ido haciendo más complejas y completas. Para poder intercambiarlas entre países, lenguas y escrituras se han creado normas y organismos que velan por su buena salud y su adaptación a los cambios. En este contexto la IFLA (International Federation of Library Associations) ha ido desarrollando a lo largo del tiempo normas para la descripción de documentos que se conocen con el nombre de ISBD (International Standard Bibliographic Description) y tienen diferentes versiones dependiendo del tipo de documento que describen. Para los recursos electrónicos, las ISBD (ER). Por su parte, la ISO (International Organization for Standardization) -cuya función es normalizar en todos los ámbitos de la ciencia- a través de su Comité Técnico 46, elaboró la norma ISO 690:1987 (UNE 50-104-94) para referencias bibliográficas y, más tarde, ante el crecimiento de la documentación electrónica, la ISO 690-2:1997 dedicada a los recursos electrónicos.

Pero el esfuerzo no ha venido exclusivamente de este tipo de instituciones. También las propias revistas científicas y sus comités de redacción o las asociaciones científicas se han preocupado constantemente por que los trabajos que aparezcan en ellas sigan unos criterios similares, entre los que destaca la forma de elaborar las referencias bibliográficas y de citar los documentos que soportan (o completan) las argumentaciones que los autores exponen en sus trabajos. Porque no hay que olvidar que el avance científico es el resultado del conocimiento acumulativo mediante el cual científicos, educadores, pensadores... se han valido de los hallazgos de sus predecesores y de sus contemporáneos y la cita es el medio de reconocer esa aportación.

Por otra parte hay iniciativas (Dublin Core, RDF) que plantean la descripción mediante metadatos de los recursos en línea en el momento de creación de las páginas web. Éste es un ámbito que no vamos a abordar. Como tampoco el del software dedicado a construir referencias bibliográficas: Endnote, Procite, Reference Manager o RefWorks.

Lo que las normas hacen es identificar los elementos que deben formar parte de la descripción y establecer una sintaxis entre ellos. Normalmente casi todas tienen en cuenta los mismos elementos y difieren en la sintaxis.

Es necesario constatar que en algunos casos las normas descienden hasta detalles que posiblemente no sean relevantes para un usuario medio y están pensadas para determinados tipos de tareas bibliotecarias o documentales; pero hemos considerado que es mejor presentar la totalidad de las posibilidades para que quien lo necesite las adapte a sus necesidades. Porque no hemos de olvidar que una bibliografía puede tener cometidos muy diversos: crear guías de lectura, indicar lecturas recomendadas, mostrar los documentos necesarios en una práctica, hablar de las novedades editoriales, indicar dónde se puede ampliar la información sobre el asunto que estamos tratando o las fuentes que hemos usado para crearla, ilustrar un currículo...

Nuestro propósito es exponer cómo se pueden realizar las referencias bibliográficas, cómo conseguir con ellas una bibliografía y cómo se puede citar dentro de un texto.

Para conseguirlo vamos a tomar como elemento vertebrador (pero no único) la norma ISO 690-2.



 

Revista INTEFP

Marcadores Sociales

Facebook MySpace Twitter Delicious Google Bookmarks 

Artículos relacionados