Jueves, 18 Diciembre 2014
MONOGRÁFICO: Redes Wifi - Sistemas de gestión Wi-Fi centralizados PDF Imprimir Correo
CAJON DE SASTRE - Cajon de sastre
Escrito por Tomás Simal   
Sábado, 12 de Febrero de 2011 12:38
Indice del artículo
MONOGRÁFICO: Redes Wifi
Consideraciones generales
Tecnologías
Sistemas de gestión Wi-Fi centralizados
Enlaces inalámbricos (WDS)
Video, Voz y Datos
Wi-Fi y QoS
Seguridad en redes Wi-Fi
Herramientas
Perspectivas de futuro
Todas las páginas

4 Sistemas de gestión Wi-Fi centralizados

Originalmente los sistemas Wi-Fi eran autónomos. Cada punto de acceso tenía toda la capacidad para crear la celda y gestionar los clientes a ella asociados y las comunicaciones entre estos, y entre ellos y la red cableada.

Cuando las redes Wi-Fi pasaron de ser una solución puntual para solventar problemas concretos, y siempre de tamaño reducido, a grandes instalaciones complejas que soportan gran parte de las comunicaciones de una empresa, o incluso en algunos casos son en si mismo la fuente de ingresos (como puede ser el caso de los hot-spots en aeropuertos), se vio la necesidad de disponer de sistemas de gestión centralizados.

La primera aparición de estos sistemas vino dado por el alto precio de los puntos de acceso en sus primeros tiempos. Para abaratar las grandes instalaciones, se tomó la decisión de hacer puntos de accesos menos inteligentes, y se transfirió esa inteligencia a un sistema centralizado. Es cierto que este sistema de control suele tener un coste elevado, pero si la instalación es grande, la reducción en el precio de cada punto de acceso lo compensa y el precio global es mas reducido que en el caso de una instalación realizada con puntos de acceso autónomos.

Con el tiempo, las redes Wi-Fi fueron soportando más servicios y se demando cada vez mas de ella, teniendo que aportar más opciones de configuración y funcionalidades que las hicieran aptas para las aplicaciones y servicios que de ellas hicieran uso. En instalaciones con un elevado número de puntos de acceso, la configuración manual de cada uno de ellos y su mantenimiento, así como la detección y corrección de errores se tornó compleja y el coste en tiempo y personal demasiado elevado.

Los sistemas de gestión centralizados tienen como objetivo paliar estos problemas y ofrecer funcionalidades añadidas.

Es cierto que no se pueden enumerar las funcionalidades de estos sistemas, puesto que no existe un modelo y cada fabricante toma la aproximación que le parece más conveniente, pero suele tener algunas características y funcionalidades básicas comunes.

Habitualmente el controlador se vende como un sistema independiente cerrado, pero internamente es siempre un ordenador con un software asociado y preinstalado, al cual el usuario no tiene acceso más que por la consola de configuración. En cualquier caso, los controladores se conectarán en la red Ethernet del cliente, desde la que detectarán a los puntos de acceso con los que sea compatible. Una vez detectados, realizará una configuración previa de estos y permitirá su gestión centralizada desde un solo punto, el controlador.

Dependiendo el fabricante, se implementarán distintas medidas para elegir que puntos de acceso han de ser gestionado, ya sea mediante una precofiguración de la dirección IP en el punto de acceso, o mediante algún tipo de filtrado y/o clave en el controlador. Una vez añadido el punto de acceso se le cargara automáticamente una configuración base, lo cual reduce los tiempos de instalación y minimiza los errores de configuración.

El objetivo general de esta fase es que la instalación de nuevos sistemas se simplifique.

Una vez realizado el despliegue inicial el controlador permitirá desde una sola consola configurar los distintos puntos de acceso, individualmente, por grupos o globalmente así como recibir alarmas asociadas al funcionamiento de ellos.

Como se ha comentado, la funcionalidad depende de cada fabricante, pero estas son algunas de las ofrecidas:

  • Gestión centralizada: Una sola consola para gestionar los distintos puntos de acceso.
  • Centralización de eventos: En instalaciones amplias, con un elevado numero de puntos de acceso, resulta inviable accede a cada uno de ellos para tener conocimiento de los eventos acontecidos y posteriormente relacionar los datos obtenidos de cada uno de ellos. El controlador permite automatizar este proceso con un ahorro en costes y un aumento en la fiabilidad de la red.
  • Seguridad avanzada y centralizada: Permite gestionar la admisión de clientes Wi-Fi, definir perfiles, permitir acceso de éstos a distintas partes de la red o servicios dependiendo de su identidad, filtrado y detección de accesos, etc. Servicios que serán analizados más profundamente en capítulo posterior dedicado a la seguridad.
  • Servicios de localización de clientes Wi-Fi: Puesto que el sistema de gestión centralizada controla todos los puntos de acceso, es capaz de obtener los datos de potencia de recepción que cada uno de ellos obtiene de cada uno de los clientes. Gracias a estos datos, relacionando los que distintos puntos de acceso obtienen de un mismo cliente, por triangulación, y conociendo previamente la localización de los puntos de acceso (datos que deberán ser introducidos manualmente previamente) el gestor será capaz de obtener la localización de los terminales.

En la siguiente imagen se muestra como con tres puntos de acceso se puede deducir la distancia a ellos de un terminal, basándose en la potencia recibida, y con estas tres distancias, obtener la localización del cliente Wi-Fi.

  • Autorización por localización: relacionado con el punto anterior, al tener conocimiento de la localización de los clientes, este servicio puede limitar el acceso a la red, solo a aquellos que es encuentren en las áreas permitidas.
  • Respuesta automatizada ante fallos. Es posible, por ejemplo, que ante el fallo de un punto de acceso, el controlador, de forma automática active alguno que estuviera de reemplazo, o aumente la potencia de los circundantes para aumente su cobertura y cubrir el área que se quedo sin servicio.
  • Gestión de la calidad de servicio: Puede priorizar, penar o controlar el tráfico de ciertas aplicaciones, servicios o usuarios.
  • Tunelización: Es posible ofrecer el servicio de que los datos de la red Wi-Fi no sean inyectados a la red cableada directamente por el punto de acceso, si no que se genere un túnel entre este y el gestor centralizado. De esta manera se permite que el gestor pueda controlar los datos del cliente realizando sobre ellos funciones como priorización, filtrado y monitorización.
  • Gestión de estructuras de red “mesh”: La incorporación de un gestor permitirá la elección de forma automática de los enlaces atendiendo a la calidad de estos, de manera que se optimicen los caminos y por tanto el rendimiento y fiabilidad. Además es posible que el gestor, ante el fallo de un punto de acceso o un enlace, recomponga de forma automática la arquitectura de la malla de forma que la comunicación se mantenga


 

Revista INTEFP

Marcadores Sociales

Facebook MySpace Twitter Delicious Google Bookmarks 

Artículos relacionados