Viernes, 28 Abril 2017
MONOGRÁFICO: Pizarras Digitales (Segunda Parte) - MODELOS DE PIZARRAS DIGITALES PDF Imprimir Correo
EQUIPAMIENTO TECNOLÓGICO - Aulas digitales
Martes, 16 de Junio de 2009 00:00
Indice del artículo
MONOGRÁFICO: Pizarras Digitales (Segunda Parte)
MODELOS DE PIZARRAS DIGITALES
PDi y PDiP INTERWRITE
Pizarras Clasus
Herramientas multimedia para Pizarra Digital Interactiva
Las pizarras digitales en el aula.
Todas las páginas

MODELOS DE PIZARRAS DIGITALES

Introducción:

Cuando ya estamos en el Siglo XXI y la intensa revolución tecnológica del siglo pasado, nos encontramos con aulas que cuentan sólo con pizarras, tiza y papel, además de mesas y sillas.

¿Dónde está la innovación en el aprendizaje?. Ante esto hemos de plantearnos utilizar la tecnología. Si pensamos en el modelo educativo y formativo tradicional, este genera frustración. Tenemos alumnos que son nativos digitales, es decir, han nacido en la era tecnológica asimilándola en su crecimiento de la misma forma que el habla. Sin embargo, no es eso lo que utilizamos en nuestras clases. La tecnología permite cambios para enseñar a vivir en la sociedad del S. XXI. Si bien es cierto que el término tecnología lo utilizamos los profesores, los alumnos no, nacieron con ella. Somos diferentes a ellos, por tanto, los métodos tradicionales no sirven igual. Como dice Marc Prensky los inmigrantes digitales, en este caso los profesores lo son, hablan con acento, les cuesta entender y por tanto expresarse digitalmente. Quizás sea este el motivo por el que no llega a ser tan demandada la tecnología como instrumento para la impartición de nuestras clases.

Como bien dice A. Clark, tenemos que preparar a los jóvenes para afrontar su futuro, no nuestro pasado.

Existe otro concepto sobre el que es necesario reflexionar en nuestra forma de actuar ante nuestros alumnos: La creencia de pretender que una persona aprenderá automáticamente por el hecho de exponer información, utilizando el modelo “yo sé, tu no sabes, yo te cuento”. En este caso el trabajo del profesor es del 95%. Frente a esta postura existe encontramos a William Glasserin y sus Seven ways of knowing:

Aprendemos…

10% de lo que leemos,

20% de lo que oímos

30% de lo que vemos

50% de lo que vemos y oímos

70% de lo que discutimos con otras

personas

80% de lo que intentamos

95% de lo que enseñamos a otras

personas

Así pues, podemos llegar a desaprovechar alrededor del 40% del posible rendimiento de los alumnos si la clase tradicional no se acompaña de otros materiales que constituyen el soporte de la información de nuestros alumnos. De ahí la necesidad del uso de la Pizarra Digital en nuestras aulas. Una herramienta que puede acercarnos, en nuestra comunicación con los alumnos, a su forma de entender el conocimiento y adquirirlo

Pizarras digitales:

Esta herramienta fue pensada, en principio, para las exposiciones de los comerciales y empresarios de sus productos. Sin embargo los docentes percibieron enseguida las enormes posibilidades que ofrecían en el ámbito educativo y de ahí su enorme crecimiento en los últimos años. Según las investigaciones recogidas por R.E. Mayer en su Multimedia learning. Cambridge: Cambridge University Press. 2001, Pizarra Digital es un producto diseñado según 7 principios:

1. Principio multimedia: presentar la información con acompañada de imágenes, vídeos, sonido, etc.
2. Principio de la contigüidad espacial: la información tiene continuidad, no han de tener distintos conocimientos en distintos lugares en los que buscar.

3. Principio de contigüidad temporal: El hecho de poder insertar materiales multimedia y el uso de hiperenlaces permiten presentar los conocimientos de forma simultánea, no sucesivamente.

4. Principio de coherencia. Los conocimientos expuestos y sobre los que se trabaja están relacionados sin distracciones adicionales.

5. Principio de modalidad. El uso de material multimedia permite que los estudiantes asimilen mejor los conocimentos.

6. Principio de redundancia. El uso de distintos elementos acompañando una información permite a los alumnos aprender mejor y reforzar lo aprendido

7. Principio de las diferencias individuales. Permite individualizar el aprendizaje.

Sin embargo utilizamos el término PDI o Pizarra Digital Interactiva. Esta tecnología está compuesta por:

  • Un ordenador
  • Una pantalla o superficie de proyección sobre la que se interactúa
  • Un videoproyector

Para su uso en el aula, el ordenador podrá estar conectado a internet, disponiendo el profesor de recursos adicionales para su práctica docente. Sin embargo, esto no es necesario cuando el profesor realiza una exposición con material propio o ya elaborado, bien con el software que acompaña a la pizarra digital o bien con cualquier otro tipo de software, como por ejemplo una presentación con powerpoint.

La diferencia entre pizarra digital y PDI está en la “I” de Interactiva, ya que esta tecnología nos permite controlar, crear y modificar mediante un puntero, o incluso con el dedo, cualquier recurso educativo digital que se proyecta sobre ella. Asimismo, cualquier anotación o modificación puede ser salvada, y posteriormente imprimida y distribuida.

Para que estos elementos cumplan sus funciones el distribuidor o fabricante proporciona medios de conexión entre la superficie de proyección y el ordenador, así como software específico para la elaboración de materiales didácticos y el manejo de los elementos de la propia pizarra.

En resumen, cuando se adquiere una PDi incluímos en ella una pantalla de proyección (en caso de ser necesario) con elementos para interactuar con ella (rotuladores, apuntadores, borradores), software asociado y el cableado correspondiente. A esto añadimos el proyector y el ordenador, así como otros periféricos considerados necesarios, tales como webcam, escáner,…

También, dentro de las PDi encontramos las PDiP, Pizarra Digital Interactiva Portátil, para diferenciarlas de las PDi de gran formato que no pueden ser trasladadas como si de un portátil se tratara. Las PDiP pueden transportarse fácilmente a cualquier lugar utilizando como superficie de proyección cualquier pizarra convencional o pared lisa y conectarse a un periférico bien por cable por ejemplo.

TIPOS DE PDI:

La British Educational Communications and Technology Agency (BECTA), las clasifica, atendiendo a su tecnología, en los siguientes tres tipos:

Pizarras táctiles:

La superficie de proyección tiene dos membranas, una de ellas, la exterior, es sensible al tacto, duradera y tensada, y permite detectar la presión que se ejerce sobre ella con cualquier objeto: rotulador estándar, dedo, …Esta presión permite poner en contacto ambas membranas y provoca una variación de la resistencia eléctrica, permitiendo localizar el punto señalado. Además, permite su utilización sin proyector para salvar e imprimir lo escrito en la pizarra. Quizás el hecho de usar el dedo para el manejo trae consigo su amplio uso en Infantil y primaria, ya que en estas etapas los alumnos aún no tienen el control de la escritura que se supone sí tienen en secundaria.

Su resolución es menor que en el caso de las electromagnéticas, aproximadamente 66 lpp (líneas por pulgada).

Otra desventaja es que cuando se utilizar en Internet no se tiene la función mouse over, es decir, no aparece, en algunos enlaces, palabras o imágenes un texto que indica una posible explicación de los mismos.

La superficie de proyección, en general, es muy frágil y muy sensible al rayado, lo que exige una atención especial para que no sea dañada. Los esfuerzosvan dirigidos a hacer más resistentes las superficies de las pizarras y, también, en mejorar el software. Algunas permiten la escritura con rotuladores de tinta y recoger en el ordenador lo escrito con este tipo de rotuladores.

Ejemplo: Smart Board, TeamBoard

Pizarras electromagnéticas:

También incluye una superficie de proyección que contiene una malla que detecta la señal del puntero o lápiz en toda la superficie de la pizarra mediante una tecnología electromagnética. Esta malla envía al ordenador la señal infrarroja del puntero y localiza el punto señalado. Esto proporciona una alta resolución y gran calidad de anotación y velocidad de transmisión. Para ello necesita un lápiz o apuntador electrónico.

Un ejemplo de ellas lo constituye la pizarra Promethena constituída por un tablero duro de melamina con una rejilla de metal de cobre en su interior que permite detectar el lugar del tablero que se está tocando. Esta información se alinea con la imagen proyectada en la pantalla y el lápiz se convierte en un ratón.

Tienen una gran resolución de hasta 1000 lpp de salida, permitiendo realizar anotaciones e impresiones de gran calidad.

Son pizarras muy robustas por lo que no precisan un cuidado especial.

Ejemplo: Promethean, InterWrite

Pizarras con tecnología de infrarrojos/ultrasonidos

Este tipo de pizarra se compone de un dispositivo que se fija a cualquier superficie vertical y lisa mediante ventosas, imanes o tiras adhesivas. Con ella se utilizan lápices electrónicos específicos o rotuladores estándar en carcasa especial. Para transmitir su posición envían un destello de luz infrarroja que es detectado por el dispositivo y traducido, el punto señalado, a coordenadas cartesianas, utilizadas para ubicar el ratón. Esto es seguido de una ráfaga de ultrasonidos que permite el sincronismo entre ambas señales.

Su resolución es superior a las táctiles pero no supera las 100 ó 125 lpp. Por tanto tienen menor resolución que las electromagnéticas.

Esta tecnología puede también utilizarse sin el uso de un proyector como en las pizarras táctiles para funcionalidades sencillas como salvar e imprimir lo que se ha escrito.

Dado que este sistema no incluye una superficie de proyección resulta más barato que los anteriores.

Ejemplo: eBeam, Mimio

Todas las PD necesitan, antes de su uso, una calibración, lo que permite definir los puntos que van a constituir nuestra superficie de trabajo y que debe coincidir con las dimensiones de las imágenes proyectadas. Junto a este proceso existe el de la alineación en 9, 16, 40 u 80 puntos que aumenta la precisión de la PDi. Cuantos más puntos utilicemos en este proceso con más precisión se detectará la posición.

Todas las PD necesitan de un proyector que, si es frontal, y el alumno o profesor se sitúa entre éste y la pizarra, crea sombras sobre la imagen proyectada. Para evitar esto algunos modelos de PD tienen proyección trasera o frontal que minimizan este problema. Sin embargo esta retroproyección implica necesitar un mayor espacio para la PDi lo que puede ser un inconveniente. Otra solución sería colocar el proyector en la parte superior de la PD, pero esto las encarece mucho.

BENEFICIOS DEL USO DE LA PDI:

Se ha reprochado a esta herramienta ser una tecnología más enfocada al docente que al alumno. Sin embargo esta sería en sí misma una gran ventaja pues profesores reacios al uso de las TIC en el aula pueden hacer su primera incursión en este campo. Esto redundaría en su uso en el ámbito docente y por ende, en el alumno. Además, permite al profesor utilizarla como si de una pizarra cualquiera se tratara y guardar cuanto se escribe en ella para su posterior edición. Esto sí introduciría a muchos docentes, no nativos digitales y reacios a las TIC en el mundo de la tecnología.

Otra gran ventaja se encuentra en ser una tecnología limpia, que no produce alergias de contacto ni respiratorias, al suprimirse el uso de la tiza y del borrador.

Además disponemos de un software específico para la elaboración de materiales didácticos con las siguientes características:

  • Respecto al uso del ordenador en el aula, la PD permite tener el contacto visual permanente con los alumnos. El profesor no se encuentra en una mesa detrás del ordenador y atento a su pantalla para visualizar un contenido o escribirlo, está siempre delante de la pizarra por lo que no se pierde el control visual de los alumnos en ningún momento.
  • Múltiples “pizarras” en un solo documento que permite, en una misma sesión, la navegación a través de ellas. No hay que borrar lo ya escrito, un simple clic nos muestra una nueva pantalla en blanco y mantiene lo anteriormente escrito.
  • Permiten la escritura manual y el reconocimiento óptico de los caracteres escritos, así como la escritura mediante teclado proyectado en la pizarra.
  • Utilización de elementos rectangulares horizontales y/o verticales con distinto grado de transparencia que permiten ocultar una zona de lo proyectado en la pizarra e ir descubriéndolo a conveniencia.
  • Utilización de lupa que permita aumentar el tamaño de lo proyectado.
  • Utilización de un reflector que permite fijar la atención sobre alguna aquella zona de la proyección que interese.
  • Utilización de diferentes recursos multimedia: colores, imágenes, dibujos, formas, vídeos, animaciones, enlaces, etc. Esto puede realizarse con el software de la propia pizarra digital o con herramientas de autor, gratuitas o de la web 2.0
  • Permite captura de pantallas y su posterior proyección.
  • Grabación de la sesión proyectada para su posterior uso, revisión, reutilización e impresión. Lo que el profesor o el alumno realizan en la pizarra puede quedarse almacenado en el ordenador.
  • Posibilidad de interacción desde sus puestos de los alumnos sobre lo proyectado por el profesor.

Para los docentes es un recurso que puede utilizarse con alumnos de todas las edades y en todas las áreas del currículo, sin exigirles grandes conocimientos de informática, facilitando la incorporación de las TIC en el aula.

No obstante exige la dedicación de un tiempo extra para adaptar sus materiales didácticos y/o elaborar materiales nuevos, lo que puede provocar un cierto desasosiego inicial al aplicar una nueva tecnología.

Para los alumnos supone introducir en el aula una tecnología más próxima a ellos incrementando su motivación e interés.

De todo ello se desprende que se trata de un recurso muy motivador tanto para alumnos como para profesores, haciendo las clases mucho más vistosas y atractivas.

 



 

Revista INTEFP

Marcadores Sociales

Facebook MySpace Twitter Delicious Google Bookmarks 

Artículos relacionados