MALTED. GUÍA PEDAGÓGICA PARA LA CREACIÓN DE UNIDADES

 

 

Memory

Es la bien conocida actividad de memoria, también llamada “Kim's Game” o “Spellmanism”. No solamente ayuda a consolidar, por ejemplo, vocabulario, sino que desarrolla la potencia de la memoria. Es necesario tener en cuenta que se puede, como siempre en MALTED , colgar cualquier otro tipo de objeto media en la pantalla para que actúe como estímulo o para dar más contexto a la actividad en sí. Y, claro, se puede emparejar texto con texto, texto con imagen etc.

El problema eterno con esta actividad es que, a medida que avanzamos en el ejercicio, se pone cada vez más fácil, cuando la lógica pedagógica exigiría más reto según avanza el alumno. Sin embargo, es muy popular entre los alumnos, sobre todo los más pequeños, y motivadora.

Ordenar

Cuando abrimos esta plantilla se nota que se trata esencialmente de una actividad textual. Sin embargo, no es necesario que sea siempre la tarea de ordenar las palabras dentro de una frase entera. Se trata de hacer un ranking de cualquier lista de palabras o incluso frases enteras, así que serviría para muchos fines – lo único a tener en cuenta es que hay que estar dispuesto a cambiar bastante el formato de la pantalla. No olvidemos tampoco que se pueden añadir más estímulos colgando más objetos en la pantalla.

Test

Esta plantilla no es ni más ni menos que una actividad “clásica” de opción múltiple. Como tal, siempre tenemos que tener cuidado. Si se trata de utilizarla como test – de veras lo que pretende ser la plantilla – entonces no nos engañamos. Pero es bastante frecuente ver ejercicios de opción múltiple que pretenden ser actividades de aprendizaje más bien que tests. Este tipo de actividad es muy útil cuando queremos comprobar qué conocimientos ha adquirido el alumno en cierto punto de su camino de aprendizaje. Sirve igual para el alumno que para el profesor. Pero si queremos ser fieles a los principios de “evaluación para el aprendizaje” y no “ del aprendizaje” necesitamos algo más. El alumno tiene que saber por qué no ha acertado (e incluso por qué ha logrado la respuesta correcta). Así avanza con más rapidez en su adquisición de, por ejemplo, vocabulario. En realidad, ¿para qué sirve el hecho de que un alumno sepa que ha acertado en un, digamos, 65%? Eso quiere decir que existe 35% del material que no conoce bien, pero es habitual pensar en el 65% como una buena nota…

Para usarla con buenos fines pedagógicos, esta plantilla debería ser utilizada solamente para evaluaciones al final de una secuencia de actividades, y no como una herramienta normal dentro de la secuencia.

Para más información sobre el uso de opción múltiple, véase el apartado sobre la plantilla básica.