MALTED. GUÍA PEDAGÓGICA PARA LA CREACIÓN DE UNIDADES

 

 

Evaluación del aprendizaje y evaluación para el aprendizaje

No son iguales – aunque con frecuencia se mezclen en muchos programas de informática. Las dos tienen su lugar en el aprendizaje, pero con distintos fines y objetivos: si queremos medir dónde está el alumno, compararlo con los otros, determinar si está haciendo progreso, entonces podemos hacer una evaluación del aprendizaje – puede ser para fines externos o para que el alumno sepa dónde está en su camino (esto se aplica aún más a los adultos). Pero en la mayoría de las ocasiones, con la evaluación queremos motivar al alumno, darle un impulso hacia delante, informarle de si ha acertado o no, y (sobre todo) explicarle por qué. En este caso lo que estamos usando es la evaluación para el aprendizaje, que sobre todo incluye el uso del …

Retroalimentación

Feedback. Este fenómeno es, de veras, la “piedra de toque” del diseño instruccional. Por “feedback” (retroalimentación), nos referimos, en términos generales, a cada reacción por parte del programa como consecuencia de una acción del usuario. Muchas veces se suele pensar que se trata nada más de dar puntuación al alumno. Pero hay mucho más….

El feedback puede clasificarse de varias maneras, pero tal vez sea más útil pensar en dos tipos – “intrínseco” y “extrínseco”. El feedback extrínseco supone que es algo que viene desde fuera del contexto o situación en que se mueve el alumno, mientras que el intrínseco existe dentro de la situación. Por ejemplo, si el alumno hace clic sobre una palabra o imagen, y recibe el mensaje “¡Muy bien!”, “Diez sobre diez” o “Inténtalo otra vez”, estos son mensajes extrínsecos. Pero si el alumno contesta a una pregunta pulsando sobre una palabra y como consecuencia ve la imagen de lo que representa la palabra, es intrínseco. Concretamente, si el alumno tiene que buscar la palabra inglesa para, digamos, “arroz” entre una lista (o sea, opción múltiple) y, al pinchar sobre “rice” recibe la imagen de un plato de arroz, ha recibido feedback intrínseco. Dado que éste es obviamente más cercano a la situación real, el alumno aprende así con más eficacia. Pero sin embargo, el feedback extrínseco es a veces necesario para dar puntuaciones, etc. Todo esto nos lleva a la próxima consideración de …

¿Test o actividad?

Con demasiada frecuencia lo que vemos en programas de informática es un hilo de actividades que resultan ser “tests”. Pero el alumno puede involucrarse en muchas actividades que no son tests. Puede explorar, recibir informaciones, buscar respuestas, jugar, participar, etc. Claro que a veces es necesario proponer un test, que podría servir para el profesor (en cuyo caso hablamos de evaluación del aprendizaje) o bien para el alumno mismo, para que sepa dónde está (en dicho caso será evaluación para el aprendizaje). A veces, lo que marca la diferencia entre esos dos tipos de evaluación es la calidad del feedback que el alumno recibe.

Progreso

Asociado estrechamente con lo anterior está la cuestión del progreso. Está comprobado que en muchos casos el fracaso del aprendizaje de lenguas se debe a que los alumnos no reciben un verdadero sentido de su progreso. Probablemente eso se debe a que el estudio de idiomas es una mezcla de adquisición de conocimientos y destrezas, lo cual no es fácil. El reto consiste en encontrar una manera de asegurar que el alumno recibe una clara idea de que está realizando progresos. Las posibilidades más complejas de MALTED son idóneas para ayudar en este sentido.