Un domingo de verano en la Grande Jatte (1886), Georges Seurat. Art Institute of Chicago

Un domingo de verano en la Grande Jatte

Georges Seurat

1886

Art Institute of Chicago

Los movimientos feministas y sufragistas que estaban por llegar no lograron calar plenamente en la conciencia femenina de los mujeres obreras. El movimiento feminista fue liderado por mujeres de extracción burguesa. El sigo XIX dibujó la frontera entra las mujeres «repetables» y las mujeres proletarias.

Flora Tristán expresaba: «la ley que esclaviza a la mujer y la priva, os oprime también a vosotros, hombre proletarios».

 

Desde el punto de vista técnico, este lienzo, pintado opr Georges Seurat (1859-1891) fue exponente máximo del llamado puntillismo que consistió en la aplicación de pequeños puntos de colores puros sobre fondo blanco.«Una tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte» fue su obra maestra. Seurat manifiesta en este lienzo la hipocresía reinante en la sociedad burguesa francesa de finales del siglo XIX. En las mujeres apostadas a orillas del rio Sena se ha querido ver a prostitutas que utilizan la caña y sedal como actividad encubridora de su verdadero propósito. El mono capuchino, que se puso de moda entre la burguesía, es interpretado como símbolo de libertinaje.