Un escáner de bolsillo

7 de Diciembre de 2012

Genius Scan, el escáner que te llevas en el bolsillo.

Así es como anuncia The Grizzly Labs este App disponible en Google Play,  App Store y también para Windows Phone.

 

Te permite escanear una imagen con la cámara de tu dispositivo y editarla para mejorarla, enderezarla, recortarla, avivar su color o convertirla en una imagen en blanco y negro. También podemos crear un documento en pdf a partir de varias capturas, agrupando páginas; copiar documentos a nuestro equipo por wifi, compartirlos por correo electrónico o exportarlos a iBooks.

Las capturas que escaneas puedes también guardarlas en la biblioteca de Genius Scan para optimizarlas más tarde, cuando haya acabado la clase, por ejemplo.

La versión Plus ofrece además la posibilidad de integrarse con un disco duro en la nube tipo Dropbox, Evernote o Google Drive e imprimir los documentos si cuentas con una impresora compatible con AirPrint.

Pero, ¿dónde está la utilidad para un aula de lenguas extranjeras? Pues podría ser la misma que para cualquier otro aula, y consistiría en permitir que los alumnos puedan escanear los apuntes que les estamos escribiendo en la PDI, o capturar una imagen de una presentación que estamos compartiendo con ellos en clase y que ilustra algún concepto o idea importante, o escanear alguna página de algún libro que por algún motivo consideremos importante y que les pueda resultar útil más adelante, y así organizar la información, creando libretas digitales que se pueden almacenar en el dispositivo o exportar a los espacios citados arriba.

Puede ser un app útil para que el alumnado organice sus apuntes, para que tenga agrupados esquemas digitales de una serie de contenidos clave para su aprendizaje, para que cuente con unas páginas concretas de material de referencia fácilmente accesibles en cualquier momento y en cualquier lugar, una herramienta para que el alumnado fomente un aprendizaje autónomo y selectivo, y que le ayude a organizar el estudio.

MALTED viaja a Canarias

5 de Diciembre de 2012

El CEP de La Palma ha organizado una actividad puntual para dar a conocer al profesorado de lenguas extranjeras de  francés e inglés de la isla la herramienta MALTED.

 

Veinte profesores de idiomas de Primaria y Secundaria de la isla bonita han participado en este evento que se ha desarrollado el 4 de diciembre en el CEP de la isla. Ha sido una oportunidad para conocer en profundidad con el colaborador  Juan A. Ortiz Cantos el mundo MALTED.

 

Esta actividad tenía como objetivo:

- Conocer los recursos proporcionados por el proyecto Malted: la web de Malted en el INTEF, el DVD de Malted, los materiales didácticos en francés e inglés secundaria y primaria, la información auxiliar, etc.

- Analizar la estructura pedagógica y funcional general de las unidades didácticas.

- Identificar los principales tipos de actividades que se pueden generar con las plantillas Malted.

- Instalar en un ordenador local el sistema y unidades Malted desde el DVD de Malted y la web del proyecto. Acceder a las unidades en el entorno del Navegador Malted y por Internet: el applet y el plug-in Malted Web 2.0.

- Analizar buenas prácticas de diseño didáctico.

- Valorar el entorno Malted como propuesta de trabajo en el aula.

El profesorado se ha mostrado participativo y ha demostrado su interés por los materiales existentes para su uso en la práctica diaria de clase.

Usemos las TIC en el aula correctamente

4 de Diciembre de 2012

Nicholas Provenzano en SmartBlog on Education da las pautas.

Todos alguna vez hemos quedado prendados por alguna novedad tecnológica que hemos visto en un momento dado y hemos tratado de hacer algo en clase con ella, no importa qué, pero usando la herramienta cuyos resultados hemos visto en un blog, en un sitio web, en el aula de otro compañero, y hemos tomado la decisión de usarla, como sea, con nuestros alumnos.

¿Qué ocurre entonces? Pues que al final nos inventamos una actividad que realmente, si escarbas un poco, vemos que no tiene un fin didáctico definido pero eso sí, tiene como resultado un atractivo vídeo, o un atractivo mapa, o una estupenda infografía, que luce mucho online.

Y, ¿han aprendido algo mientras los torturábamos con otra herramienta TIC en clase, mientras les decíamos que se tenían que dar de alta en una nueva plataforma sólo para hacer un póster o para crear un avatar? ¿Han investigado algún concepto, han aprendido algún contenido, han identificado alguna idea nueva y la han expresado? ¿Han mejorado su competencia digital, lingüística, matemática, etc., etc.? Seguramente sí, algo habrán aprendido, aunque sólo sea a "trastear" con la herramienta, pero seguramente también lo hubieran hecho con cualquier otra herramienta, o incluso con un boli y una libreta.

Pues bien, siguiendo lo que Nicholas plantea en su artículo, hay maneras correctas y maneras incorrectas de usar las TIC en educación.

La manera incorrecta

Es totalmente incorrecto, según Nicholas, abordar la tecnología educativa simplemente viendo una herramienta TIC y tratando de desarollar una unidad didáctica o lección que gire alrededor de la misma; esta es la receta para el desastre, nos explica literalmente el autor del post original. Hay herramientas que simplemente no encajan para según qué tareas, qué clases, qué recursos. No son necesarias y lo único que pueden originar es confusión. Las herramientas no son intercambiables por si mismas para todas las áreas, clases, asignaturas, y es necesario comprender este concepto si realmente queremos usar las TIC en el aula de modo adecuado. La tecnología llega al final del proceso.

La manera correcta

Lo más correcto, explica Nicholas, es no preocuparse de la herramienta TIC hasta que no hemos diseñado la secuencia didáctica o la lección; tenemos que tenerla ahí, en mente, pero sin agobiarnos por ella. Diseñar un material, una secuencia didáctica, una clase, debe encaminarse a cubrir las necesidades de aprendizaje/docencia de ese momento, a involucrar y motivar al alumnado para trabajar y luego, ya veremos qué herramientas TIC están a nuestro alcance y será entonces cuándo pensemos si esas herramientas van a facilitarnos el trabajo en el aula, si su uso va a ser más motivador para el aprendizaje del alumnado y si nos van a ahorrar a todos tiempo y energía.

Si la respuesta es sí, adelante, pero si la respuesta es no, entonces simplemente es que no necesitamos las TIC para esa secuencia concreta, y no pasa nada, no hay razón para utilizarlas a diario, en todo momento, en todas las clases, en todas las tareas, no, sólo cuando realmente nos den un valor añadido.

Leer artículo original: Using technology in the classroom in the right way.

Experiencia de uso de móviles en el aula

3 de Diciembre de 2012

Merece la pena leer este artículo de MindShift (en inglés) sobre cómo algunos profesores hacen que el uso de móviles en el aula sea efectivo.

Creo que el hincapié que hace en el hecho de que el aprendizaje móvil no es sólo usar un móvil en el aula sino que la idea del mobile learning toca todas las áreas de aprendizaje, la ciudadanía digital, el aprender y conocer dentro de un contexto, las normas sobre seguridad, las técnicas de enseñanza, los presupuesto de los centros, etc., etc., es algo muy a tener en cuenta a día de hoy, y por eso he creído que sería interesante compartirlo en este espacio.

La autora del artículo original, Tina Barseghian, afirma que los dispositivos móviles se integran en el aula como cualquier otro material escolar sólo en aulas ideales en las que se consideran una herramienta más, que sólo se utiliza para un fin, al igual que los bolígrafos o el papel, otras herramientas más usadas para un fin, ya que es el fin, y no las herramientas, lo que importa.

¿Y cuál es ese fin? Dependerá de las necesidades de docente y discente; puede ser que el fin perseguido sea involucrar al alumnado en la comprensión de un concepto, o que se persiga capturar una serie de notas e ideas para su estudio posterior, o que el fin sea calcular, comunicar o expresar ideas.

La experiencia de aula expuesta la lleva a cabo un docente en una clase de química, y aunque parezca que no tiene que ver mucho con las Lenguas Extranjeras, yo creo que su experiencia es aprovechable también en un aula de lenguas extranjeras, quizá sólo si tenemos ese aula ideal de la que habla Tina Barseghian, pero el usar un App como Remind101, que es lo primero que este docente hace al entrar en el aula, se puede llevar a la práctica en cualquier asignatura, eso sí, en un contexto quizá de aula ideal en la que todos los discentes tengan un dispositivo móvil y permiso para usarlo.

Ahí queda el reto, que es lo que lanza este docente de química a través del uso de Remind101 a su alumnado, y que bien nos puede servir para empezar un sesión lectiva en cualquier asignatura y en cualquier momento, antes de entrar en clase, después, para el fin de semana, para vacaciones ...

Os dejo el enlace a la experiencia, que explica todo en detalle.

Blab, Blab, Blab, Blabberize

30 de Noviembre de 2012

Herramienta para dar voz a imágenes.

Blabberize es una herramienta online con la que puedes darle voz a imágenes que tengas en tu ordenador para luego compartirlas incrustándolas en tu propio sitio web.

Para lenguas extranjeras puede resultar útil, ya que podemos potenciar la expresión oral, haciendo que el alumnado le grabe su voz a la imagen elegida, y la comprensión oral, si el resto de los compañeros escuchan qué dicen esas imágenes que se animan con la voz. Por supuesto, si todo el discurso que acompañará a la imagen se planifica convenientemente, también estamos trabajando expresión escrita, de modo que las competencias lingüísticas que el alumnado puede mejorar son varias.

Además, seguro que a los más jóvenes les resulta divertido poder dotar de voz a un personaje, a un compañero, al profesor, a un amigo o a si mismos. Si se utiliza con un objetivo claro de aprendizaje y unos contenidos a practicar previamente pactados, puede resultar un recurso motivador para usar en clase.

Lo primero, si te animas a utilizarlo, será registrarse. Cuando entras en su sitio web, ves en portada un ejemplo de lo que puede ser un resultado final diseñado con la herramienta.

Una vez dentro, sólo tienes que pulsar sobre Make para comenzar a diseñar la animación siguiendo unos simples pasos.

A continuación buscas y seleccionas una imagen apropiada desde tu equipo, pulsando Browse.

El siguiente paso es seleccionar el área a utilizar en la animación; usa el ratón para acotarla, tirando de los círculos rosas que verás en pantalla. Después, pulsa en la flecha azul para avanzar.

El penúltimo paso será añadir al personaje una boca, que será la parte de su cara que se mueva para hablar; es importante dimensionarla bien para que se mueva adecuadamente cuando emita la voz que grabaremos después.

Ya, por último, dotaremos al personaje de voz, bien mediante grabación online con el micrófono y la grabadora que la herramienta pone a nuestra disposición; bien subiendo un fichero de audio grabado previamente y almacenado en nuestro equipo; bien usando una llamada. A día de hoy esta última opción no está funcionando, con lo cual lo más recomendable es decantarse por una de las dos primeras opciones.

Cuando todo esté OK, guardaremos la creación pulsando sobre el botón Save, , le daremos un título, lo etiquetaremos y describiremos y decidiremos si queremos que sea privado para que no aparezca entre los resultados en caso de que alguien haga una búsqueda en el sitio web, o si queremos advertir de que incluye contenido no apto para según que edades.

Por último, una vez guardado el blabber, podemos compartirlo, previsualizarlo, editarlo o borrarlo. Si lo compartimos y pulsamos sobre el botón Share it!, la herramienta ofrece  el enlace y el código de incrustación para copiar y pegar en nuestro propio sitio web o blog.