Hoy acabamos de cerrar la última de las 8 sesiones presenciales del curso certificado por el CEP de Cádiz “Desarrollo curricular de las TIC: Uso de Impress en Educación”.

Este curso se ha desarrollado íntegramente en mi centro, Compañía de María de San Fernando (Cádiz), y han asistido 15 maestras de Eduación Infantil y Primaria, la mayoría con muy pocos conocimientos de informática. Yo me he encargado de organizar los contenidos y de ejercer la coordinación.

El curso se ha colgado en la plataforma Moodle del centro y si me he decidido en poner esta entrada en el blog es porque la experiencia es para contarla, y no por el contenido (que también, hay resultados sorprendentes), sino más por el continente y lo que implica manejarse en él. Varias conclusiones:

  1. Premisa indiscutible: el potencial creativo que tiene el profesorado de Infantil y Primaria es ilimitado.

  2. El aprendizaje colaborativo FUNCIONA. Animo a que todo aquel que tenga alguna iniciativa similar, de organizar algún curso o actividad para el profesorado de su centro sobre uso de TICs pero que le echa para atrás la posible respuesta de parte del claustro, que no se cree prejuicios y lo haga sin más. Aseguro excelentes resultados.

  3. El curso ha creado adición. Se han registrado entradas en sábados, domingos,...de madrugada. ¡Impresionante!

Este curso ha supuesto, según palabras de una participante, un “empujón digital” y ha generado un afán por implantar los conocimientos adquiridos en las aulas YA .

Actualmente, hay un tema candente en los círculos pedagógicos: la escuela actual necesita un cambio cultural para transformarse en una OQA (Organización Que Aprende), es decir una organización en la que la realización de tareas que sus miembros ejecutan individual o colectivamente mejora constantemente. Una de las formas de conseguirlo es empezar por mejorar de la calidad en los aprendizajes...y un buen "empujón digital puede ayudar a ello.

Tras la experiencia de los resultados obtenidos en el curso, estoy convencido de que si damos pasos en la línea del aprendizaje colaborativo organizando actividades de formación en los centros (con ayuda de las administraciones educativas, por supuesto) se podrá empezar a conseguir que nuestra escuela, nuestra educación logre ese cambio a OQA.